Pan de espelta con algas y sésamo

Sin duda el pan con harina integral de espelta es de mis favoritos porque es sabroso y saludable. Al ver en el supermercado que vendían algas con sésamo pensé que podía hacer un pan con ellas y me he puesto manos a la obra. Si hacéis pan os recomiendo que probéis añadirle algas porque os va a encantar, una verdadera delicia.

Ingredientes:

  • 200 gr de harina de fuerza
  • 350 gr de harina integral de espelta
  • 12 gr de algas con sésamo (yo compré las que venden en Mercadona que traen 30 gr)
  • 350 ml.  de  agua
  • Una pastilla de levadura fresca
  • Media cucharada de sal (las algas ya tienen sal, por eso no pongo la cucharada entera)
  • Una cucharadita de azúcar (yo le he echado azúcar de coco)

Preparación

Si vas a  usar panificadora, vierte primero los líquidos en la máquina, después los ingredientes sólidos y hazla como te indica el programa que utilizas normalmente.

Si lo vas a hacer  a mano, en primer lugar diluye la levadura en el agua templada, espera unos minutos antes de echarla al bol donde tendremos la harina y las algas (así se van hidratando pues vienen secas).

Vertemos el agua con la levadura en la fuente donde tenemos la harina, empezamos a moverlos con una cuchara de madera. La masa nos parecerá muy pegajosa y desagradable de tocar, pero no hay que preocuparse, una vez que esté bien mezclada, la tapamos con un paño limpio y la dejamos reposar una hora.

Pasado este tiempo, la masa ya ha empezado a fermentar,  incorporamos la sal, la cucharadita de azúcar. Espolvoreamos con harina una superficie lisa de la cocina: encimera o tabla grande de madera y procedemos al primer amasado a mano, durante unos cinco u ocho minutos. Dejamos reposar la masa unos quince minutos. Volvemos a amasar unos diez minutos más, hacemos el preformado del pan, es decir, le damos la forma que hayamos elegido, lo metemos en un molde cubierto de papel de horno, puedes mojar el papel bajo el grifo para facilitar esta operación. Yo he dividido la masa en dos, he hecho dos bolas y las he dejado fermentar cubriéndolas con un paño, para hacer dos pequeños panes, pero puedes hacerlo de una sola vez y saldrá un pan de unos 900 gr.  

Después de una hora, aproximadamente, nuestra masa habrá duplicado su volumen y estará lista para hornearla.

En un horno precalentado a 220 grados, metemos nuestra masa. Los primeros diez minutos solo le doy calor con el fuego de abajo, después bajo la temperatura a unos 200 grados, otros diez minutos;  pongo ahora calor arriba y abajo con 180 grados y en veinte minutos el pan está listo. La temperatura y el tiempo va a depender de cada horno, haz el pan como estés acostumbrado a hacerlo. Para comprobar si está ya bien cocido o no, puedes hacer lo mismo que hacemos con un bizcocho: meterle un palillo de madera, si sale limpio el pan ya está listo. Sacamos el pan del horno, lo ponemos en una rejilla para que se enfríe.

Berenjenas marinadas

Creo que las berenjenas me gustan de todas las maneras posibles. Son muy versátiles, ofrecen muchas posibilidades. Éstas que traigo hoy son marinadas, es decir, maceradas con algunas especias antes de asarlas. No puede ser más fácil de hacer y el resultado más delicioso.

Ingredientes:

  • Una berenjena grande
  • Ajos picados
  • Perejil picado
  • Cucharada de comino
  • Pimienta
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un poco de vinagre

Preparación:

Lavamos la berenjena, la cortamos en rodajas y la embadurnamos de sal para que suelte el amargor, dejándola en un escurridor. Mientras echamos en un bol el aceite, el vinagre, la pimienta, la sal, el vinagre, los ajos y el perejil picados.

Después de aproximadamente media hora, la berenjena ya estará lista para prepararla: la lavamos con agua fría muy bien, secándola a continuación con papel absorbente. La colocamos en el bol donde están las especias y la removemos muy bien para que se impregne de la mezcla, durante al menos, una hora.  Una vez que estén bien maceradas, colocamos las rodajas en una bandeja para el horno y la ponemos con calor arriba y abajo durante unos diez minutos (dependerá de cada horno) a unos 180 grados.

La vigilamos y le damos la vuelta hasta que estén asadas. Las sacamos, las ponemos en una fuente, espolvoreamos un poco de perejil y le añadimos un poco de aceite de oliva virgen extra.

Acelgas rojas con patatas

 

Foto 23-5-17 14 32 27

Las acelgas pueden ser hermosas como puedes ver en la fotografía, pero lo mejor de éstas es que todo lo que tienen de bonitas lo tienen de saludables: tienen más sabor y nutrientes que las de toda la vida.

Foto 23-5-17 12 01 42

Ingredientes: 

  • Un manojo de acelgas rojas
  • Dos patatas medianas
  • dos dientes de ajo
  • pimentón dulce
  • un poco de pimentón picante
  • aceite de oliva virgen extras
  • sal, pimienta

Foto 23-5-17 12 34 51

 

Foto 23-5-17 13 24 11

Preparación

Lavamos bien las hojas de acelga. Quitamos los hilos de las pencas, las troceamos y escurrimos bien. Pelamos las patatas, cortadas en trozos no muy grandes.

En una olla con agua y una cucharada de sal, ponemos las acelgas y las patatas. Las dejamos cocer unos veinte minutos aproximadamente.

En una cazuela echamos aceite y doramos los dientes de ajo picaditos. Una vez que estén dorados, echamos una cucharadita de pimentón dulce y una pizca de pimentón picante, fuera del fuego para que no se queme y amargue.

Agregamos las acelgas con las patatas y rehogamos  unos minutos hasta que estén bien mezclados todos los ingredientes.

Foto 23-5-17 14 32 27

 

Cómo hacer tu propia leche de avena


Antes iba una al médico y  te quitaba el alcohol, el tabaco o la panceta, ahora, para asombro de nuestras abuelas, te quitan la leche. Los tiempos cambian,  las despensas también.  Bien sea por prescripción médica, intolerancia, por veganismo o por gusto, cada vez hay más alternativas a la leche de vaca tradicional, son las (mal llamadas) leches vegetales.
Hoy te propongo hacer tu propia “leche” de avena, es muy fácil de elaborar, deliciosa, barata… además  tiene muchos beneficios para nuestro organismo: alto contenido en fibra, proteínas, calcio, hierro, fósforo, vitaminas del grupo B, aminoácidos esenciales, etc.
Ingredientes:
·         1 litro de agua mineral
  • 150 gramos de copos de avena
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de aceite de oliva
  • Esencia de vainilla o canela (opcional)
En primer lugar, ponemos la avena en una fuente o planto hondo y la cubrimos con agua del grifo
La dejamos en remojo de diez a doce horas.  Colamos la avena. 
Una vez esté bien escurrida la echamos en un recipiente y la batimos con el resto de ingredientes  unos dos minutos.
Dejamos reposar una hora. Con un colador de tela, tamizamos la mezcla  y ya tienes tu “leche” de avena. 
 La ponemos en un recipiente de cristal y ya la podemos tomar o guardar en la nevera. 

Paté de alcachofas y dátiles


Este aperitivo vegetal, os va a sorprender no solo por su sabor, es una delicia, sino por la tranquilidad y disfrute que vais a sentir cuando un paté tan sano y tan cargado de nutrientes lo untéis en un picatoste o una regañá.
Más rápido y fácil de hacer es imposible.


Ingredientes:

1 paquetito de alcachofas en aceite, suele pesar unos 250 gr
4 dátiles
5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
4 cucharadas de zumo de lima o de limón
Sal y pimienta
Preparación:

Escurrimos muy bien las alcachofas, las ponemos en la batidora junto con los dátiles, previamente deshuesados.

Añadimos el aceite de oliva virgen extra y el zumo de limón.
Batimos muy bien, salpimentamos. 

Recuerda:

La alcachofa, o alcaucil, como me gusta llamarla, es el mejor regalo que puedes darle a tu organismo: protege el hígado, reduce los niveles de colesterol, mejora la digestión, es diurética, rebaja el nivel de azúcar en la sangre, etc, etc, etc.
Los dátiles son fuentes de hierro y calcio, tienen una alto contenido de ácido fólico, además de ser una fuente de fibra natural y nos aportan energía.