Granola

Foto 8-5-18 9 35 08

Conocía la granola, la que venden en los supermercados pero no me atraía pues la suponía llena de azúcares, calorías y aditivos. La granola no es otra cosa que tostar avena con frutos secos a la que se le puede añadir semillas, otros cereales, frutas desecadas etc, se puede comer con yogurt, kéfir, leche o fruta fresca.

Llevaba tiempo leyendo las maravillosas propiedades de la avena y poco a poco la he ido incorporando a mi dieta, cuando hago pan suelo echar un puñado de ella a la masa, eso impide que el pan “suba” todo lo que debiera pero por el contrario nos deja una miga compacta, rica y sobre todo un pan enriquecido de nutrientes. Hasta que un día probé en hacer mi propia granola, a mi gusto, al fin y al cabo tenía todos los ingredientes en la despensa.

Esta receta que os traigo es orientativa, es como yo la hago pero también puedes  añadir o cambiar ingredientes a tu gusto. La avena, bueno y casi todo los ingredientes que he utilizado son ecológicos de Alhacena Granel, ¿por qué? Pues respuesta fácil, ya que vas a elaborar algo así, pensando en tu salud, más cuando utilizas los mejores ingredientes se nota en el resultado, más sabor y más salud.

 

Foto 8-5-18 9 30 05

Ingredientes: 

  • 200 gr de avena
  • 50 gr de coco
  • 70 gr de arándanos
  •  Miel
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 cucharada de sésamo
  • Pipas de calabaza
  • Almendras picadas
  • Un poco de esencia de vainilla

 

Foto 8-5-18 9 31 28

Preparación:

Echa todos los ingredientes en un bol y mézclalo todo muy bien con una cuchara de madera, o mejor, con las manos, pues esta granola lleva miel y así se mezclará bien con toda la avena y demás ingredientes.

Foto 8-5-18 9 32 28

Extendemos la mezcla en una bandeja cubierta de papel de hornear y la metemos en el horno a unos 180 grados.  El tiempo dependerá de cada horno y de la cantidad de granola que introduzcas en la bandeja. En mi caso tarda unos quince minutos porque la horneo en varias veces. Eso sí, mueve durante la cocción y vigila bien que no se queme.

Foto 8-5-18 9 35 41

Cuando esté lista, la dejas fuera para que se enfríe totalmente antes de guardarla en un recipiente hermético.

Foto 8-5-18 9 36 17

Cómo hacer tu propia leche de avena


Antes iba una al médico y  te quitaba el alcohol, el tabaco o la panceta, ahora, para asombro de nuestras abuelas, te quitan la leche. Los tiempos cambian,  las despensas también.  Bien sea por prescripción médica, intolerancia, por veganismo o por gusto, cada vez hay más alternativas a la leche de vaca tradicional, son las (mal llamadas) leches vegetales.
Hoy te propongo hacer tu propia “leche” de avena, es muy fácil de elaborar, deliciosa, barata… además  tiene muchos beneficios para nuestro organismo: alto contenido en fibra, proteínas, calcio, hierro, fósforo, vitaminas del grupo B, aminoácidos esenciales, etc.
Ingredientes:
·         1 litro de agua mineral
  • 150 gramos de copos de avena
  • Una pizca de sal
  • Una cucharadita de aceite de oliva
  • Esencia de vainilla o canela (opcional)
En primer lugar, ponemos la avena en una fuente o planto hondo y la cubrimos con agua del grifo
La dejamos en remojo de diez a doce horas.  Colamos la avena. 
Una vez esté bien escurrida la echamos en un recipiente y la batimos con el resto de ingredientes  unos dos minutos.
Dejamos reposar una hora. Con un colador de tela, tamizamos la mezcla  y ya tienes tu “leche” de avena. 
 La ponemos en un recipiente de cristal y ya la podemos tomar o guardar en la nevera.