Bizcocho de mango con harina de espelta

Este bizcocho de mango con harina de espelta es uno de mis bizcochos favoritos. La harina de espelta tiene un valor nutricional superior al trigo: mayor número de proteínas, vitaminas, minerales y es, además, más digestiva, pero sobretodo, me resulta mucho más sabrosa que la de trigo.
El mango no solo aporta el sabor y nutrientes de esta fruta, sino que contribuye a que la miga sea más jugosa y, por tanto, un placer degustarlo. El bizcocho de mango con harina de espelta lo he elaborado tomando el vasito de un yogurt como medida, así que es muy fácil de hacer. Cuando lo pruebes, repetirás.

Ingredientes:
  • Cuatro huevos
  • Un yogurt natural
  • Aceite de oliva virgen extra (un vasito de yogurt)
  • Azúcar moreno (dos vasitos de yogurt) o miel (un vasito de yogurt)
  • Harina de fuerza (un vasito de yogurt)
  • Harina de espelta (dos vasitos de yogurt)
  • Un sobre de levadura química
  • Una cucharadita de vainilla caramelizada
  • Un limón rallado
  • 50 gr de coco rallado
  • Un mango cortado a trocitos

Elaboración:
Separamos las claras de los huevos y montamos las claras a punto de nieve, a continuación vamos echando poco a poco el resto de ingredientes cuidando que no se nos baje mucho la masa. Añadimos las yemas, el yogurt, azúcar, limón rallado, vainilla, coco y el mango; por último los dos tipos de harinas que habremos mezclado antes con la levadura.
Engrasamos el molde del bizcocho, lo espolvoreamos de harina, vertemos la mezcla y lo introducimos en el horno precalentado, a 180 grados. En unos 40 minutos, aproximadamente estará listo nuestro bizcocho de mango con harina de espelta. Os va a encantar, es una verdadera delicia.

Bacalao con tomate

Foto 7-2-18 17 11 13
Aunque el bacalao con tomate se come durante todo el año, es en tiempo de Cuaresma y Semana Santa cuando más se consume en muchos hogares, sobre todo del sur de España. He puesto aquí la receta tal y como mi madre la ha hecho siempre, que es como a mí más me gusta. Se puede acompañar con unas patatas fritas pero creo que es mejor mojar la salsa de tomate con un buen pan. Espero que os guste, para mí es una verdadera delicia.


Ingredientes:
  • Un kilo y medio de tomates o una lata de tomate trituraro de un kilo
  • Una cebolla fresca grande
  • Medio pimiento rojo (grande)
  • Un par de pimientos verdes
  • Dos dientes de ajo
  • Medio kilo de Bacalao desalado
  • Perejil
  • Pimentón
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Un poco de harina de trigo para rebosar el bacalao.

 

Preparación:
En primer lugar, cogemos el bacalao, lo rebosamos en harina y lo freímos en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra. Este aceite lo vamos a utilizar después para hacer el tomate. Lo freímos someramente, solo hay que “marcarlo”, lo colocamos en un plato para que mientras que hacemos el tomate suelte algo de su jugo.
Lavamos, pelamos y cortamos los pimientos, la cebolla y los ajos; hacemos un sofrito con el aceite que hemos utilizado para el bacalao.

 

Echamos el pimentón y añadimos los tomates triturados o en la lata, la sal y el perejil.

 

Dejamos que el tomate se haga a fuego lento, para ello tapamos la olla y ponemos el fuego al mínimo, el tiempo de cocción dependerá de esto. En mi caso ha estado unos cuarenta minutos. A continuación colocamos encima los trozos de bacalao con cuidado y vertemos el jugo que ha soltado en el plato.
Foto 7-2-18 13 23 52
Seguimos unos minutos con muy poco fuego y con la olla tapada, para que el tomate se impregne del bacalao. No le he puesto azúcar al tomate para quitarle la acidez, puesto que el pimiento rojo, al ser un poco dulce ya hace esa labor. Mi madre siempre echaba un poco de cebolla cruda al final de la cocción del tomate para combatir ese sabor ácido. Espero que disfrutéis de esta receta, a mi me encanta.
img_9753-1